Cuando una persona delega, sale del individualismo, crea equipo con las personas de su entorno generando sentimiento de pertenencia, compromiso y se obtienen mejores resultados globales.

Nos delegan el trabajo, no la responsabilidad, sin embargo es una oportunidad para motivarnos participando en un proyecto. Los retos pueden servir para nuestro desarrollo profesional, puesto que podemos dar visibilidad a nuestras competencias.

Si quieres saber todos los detalles que que debemos asegurarnos, por favor haz click aquí para leerlo en mi blog personal.

Published by Marisa Rey