¿Por qué votar es importante para mí?

 

Mis queridos lectores cada día nos acercamos más a las votaciones presidenciales de noviembre 8. No voy a dejar de recalcarles la importancia de ejercer el voto. Es la manera que tenemos de ejercer nuestra voz en una democracia. En ocasiones sentimos una apatía hacia los procesos políticos porque los cambios que deseamos no se concretizan según nuestra manera de entender esos procesos. Nuestro voto si hace la diferencia. Para defender los intereses de nuestras familias y comunidades latinas es imprescindible que votemos. Como comunidad tenemos desafíos en los que el gobierno tiene que elaborar soluciones razonables, el problema del desempleo, el seguro médico, la educación, y entre otros la reforma migratoria. Estos desafíos no han sido resueltos y nuestro voto por el candidato o el plan de trabajo que refleja más nuestros intereses es necesario, vital.
Si ya te has decidido por quien votar, pues te felicito y aunque esta columna te parezca trillada te exhorto a que ayudes a otros a ejercer el voto y se que ahora te estás preguntando y ¿cómo? Pues aquí te ofrezco algunas sugerencias:
1. Comienza a animar a otros a votar. Dirige un grupo pequeño para animar a la gente de tu comunidad.
2. Comunícate, envíales correos electrónicos a tus familiares y amigos y motívalos a votar.
3. Mantente activo. Permanece conectado a un grupo o grupos políticos partidistas o de la comunidad en los que confíes.
4. Haz alguna donación en dinero. Busca un grupo que mejor represente tus intereses y haz tu donación.
5. Encárgate de hacer inscripciones de votantes.
6. Si conoces personas que podrían tener problemas de transportación para llegar al colegio electoral el día de elecciones, oriéntales acerca del “voto en ausencia” (absentee ballot)..
7. Ofrece tus servicios como voluntario el día de las elecciones en un colegio electoral.
8. Trabaja como voluntario para ayudar a las personas con problemas de impedimentos o de transportación para acudir a los sitios de votación el día de las elecciones y con esto me refiero a los ancianos o la población de la tercera edad que vota pero que reside en un asilo.
Votar es un derecho que ha sido luchado por generaciones que vivieron antes que nosotros para que lo podamos disfrutar, pero también es una responsabilidad, estamos en la obligación de seguir manteniendo viva nuestra democracia.

Maria Santiago-Valentín